Embarcación: Denuncian al ex intendente Llaya por faltante de elementos en el municipio

La denuncia se formalizó en la comisaría 43 de Embarcación. La llevó adelante el secretario de Gobierno, José Sulca, y fue contra el exintendente por 20 años de esa localidad, Alfredo Miguel «Freddy» Llaya, y de quien hasta diciembre de 2019 se desempeñó como su secretaria de Hacienda, la contadora Amalia Sánchez de Romera.

La denuncia policial formalizada por Sulca en la noche del viernes anterior es por la desaparición del área de Patrimonio del municipio, de un cañón fumigador -muy necesario en esta época del año en las tareas de limpieza y desinfección en la lucha contra el dengue- y de una notebook, cuyo faltante fue recientemente detectado. Al retirarse de la comisaría 43 de esa localidad, Sulca precisó ante los medios que lo aguardaban que «hemos realizado una denuncia contra el exintendente Llaya como consecuencia de una larga investigación y la remisión de la misma al Concejo Deliberante donde se detectaron muchísimos faltantes, entre ellos de un caño fumigador que formaba parte de patrimonio municipal, según el inventario que el exintendente le entregó al actual intendente Carlos Funes».

Sulca precisó que «este cañón fumigador no está en el municipio». Toda esta denuncia está sustentada en la documentación que corresponde. «Pero además -agregó Sulca- hemos detectado el faltante de una notebook que pertenecía a la ex Seceretaría de Hacienda del municipio y que contenía datos importantes», precisó el funcionario. La denuncia deberá ser analizada por la fiscal local, Gabriela Soutto, y por el juez de Garantías en turno para analizar si tiene sustento para imputar algún delito a los dos exfuncionarios.

Dirigentes vinculados estrechamente a la gestión que encabeza el doctor Carlos Funes en Embarcación aseguraron, además, que la situación de rispidez con los exfuncionarios que pertenecían a la gestión de Llaya nunca se superó, al punto tal que «desconocidos le envenenaron dos perros al intendente Funes. El doctor hizo las denuncias en la Policía que todavía no pudo dar con los autores del hecho pero esto no fue un tema común, creemos que se debe a una venganza política», deslizaron sin dar nombres de los supuestos responsables.

El exintendente Freddy Llaya fue consultado por este medio por la denuncia policial formalizada en su contra. Consideró que «no vale ni la pena explicar esto, pero lo único que aquí sucede es que quieren desviar la atención de la gente. Como saben que desde todos lados los critican por su inoperancia, me denuncian por elementos que se perdieron en el municipio, pero lo hacen después de casi un año que ellos asumieron. No sea cosa que dentro de dos años se pierda un corta papeles de alguna oficina porque también le van a echar la culpa a Freddy Llaya», ironizó el exintendente.

Consideró que «si tan solo me hubiesen preguntado a mí o a alguien de mi gestión sobre el caño fumigador, se hubiesen evitado el trámite y distraer a la Policía que tiene tanto trabajo. Pero como no me preguntaron, aprovecho para explicarles por este medio que ese cañón fumigador nunca perteneció al municipio. Nunca fue inventariado y no existe ni una factura, ni una orden de pago librada para la adquisición de ese cañón sencillamente porque no era del municipio».

Agregó que «hace unos 10 años lo contratamos de un tercero, pero después dejamos de usarlo y vino el dueño y se lo llevó. Con la notebook que era de Hacienda no sé qué pasó. Cuando nos fuimos le dejamos el inventario. No puede ser que casi al año que asumieron se den cuenta de que les falta una computadora y me denuncien a mí», indicó el ex jefe comunal.

Fuente: El Tribuno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *