La fiscalía indicó contradicciones del abogado que denunció un atentado. Detalles de lo que mostraron las cámaras de seguridad y que dijeron los vecinos

La fiscal penal 1 de Orán, Daniela Murúa interviene desde la madrugada del viernes 26, cuando fue informada por efectivos policiales sobre el impacto de proyectil que habría dañado una de las ventanas de un vehículo de propiedad del abogado Pablo Cardozo Cisneros, quien radicó la denuncia formal por daños, el viernes por la mañana. Previamente Murúa había ordenado distintas medidas, a las que sumó las declaraciones del personal policial, que hasta este miércoles, ratificará y ampliará sus informes sobre la inspección del daño y análisis de cámaras.

Es que entre las medidas dispuestas, se requirió el relevamiento de tres cámaras públicas ubicadas en cercanías de una cancha y una cuarta, de un domicilio particular. Se trata de cámaras próximas al lugar donde se denunció que ocurrieron los hechos.

Según la denuncia de Cardozo Cisneros, el hecho habría ocurrido a la hora 1.50, pero hasta el momento del relevamiento realizado, entre la hora 1 y las 2.30, no se registra movimiento alguno de vehículo en la zona.

Por otra parte, del relevamiento de vecinos surgió que no vieron ni escucharon algo diferente y en cambio, manifestaron que tomaron conocimiento del hecho a través de redes sociales.

Tampoco se registraron novedades en la zona a partir de la ronda policial dispuesta desde el fin de semana a pedido del abogado denunciante. A pedido de la fiscal, las rondas se extenderán por lo menos hasta este viernes.

Por otra parte, el informe verbal de Criminalística señaló que no se registran indicios de uso de proyectil (por ausencia de pólvora o casquillos), por lo que la fiscal Murúa citó al perito interviniente para que ratifique en sede fiscal y amplíe al respecto. Una de las hipótesis es que el impacto haya sido de una piedra, lo que se analiza en virtud del terreno de la zona, donde no hay pavimento.

La funcionaria citó para el lunes 22 al abogado y la dueña de la casa donde se encontraban en ese momento, Yanela Gutiérrez. Concurrieron para ampliar sus primeras declaraciones, ya que los informes de las versiones dadas por Cardozo Cisneros ante la Dirección de Seguridad Urbana; el personal de la Comisaría 20 y el de la Brigada, no coinciden entre sí. Dichos informes fueron remitidos a la Fiscalía.

Ante la Fiscalía, Cisneros afirmó que en el momento del hecho, recibió un mensaje de un asesor del concejal denunciando por su representada, y que ya había recibido de la misma persona, otros mensajes insultantes.

Murúa solicitó informes sobre llamadas entrantes y salientes de los equipos telefónicos de Gutiérrez y Cardozo Cisneros, para establecer el origen de los llamados a través de los cuales habrían recibido amenazas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *